dimarts, 3 d’abril de 2018

libertad para mi verso vol.3









Eras con mucho el más cobarde de los hombres.
Todo en este mundo te causaba pavor.
Te daban miedo avispas, abejas y abejorros,
vivías en un estado de alarma perpetuo.

Te daban miedo las tarántulas y los escorpiones.
Bichos que no habitan estas latitudes.
Temías que entraran ladrones en la casa
y pusiste cerraduras a prueba de misiles.

Te daban miedo las medusas y los tiburones.
Tu falta de coraje no entendía de tamaños.
Te quedabas en la orilla, como un pato dominguero,
recogiendo conchas para el mueble del salón.

A veces me pregunto qué hacía contigo.
Nunca me gustaron los hombres tan cagones.
Y eso por no hablar de tu miedo a los aviones,
a los coches, a las motos y a los patinetes.

Fuiste más cobarde que el gatito neonato
que salió persiguiendo a aquel jabalí enorme.
Me giré para reírme contigo de la escena
y te vi a diez metros trepando por un árbol.

Por eso te aguantaba, no paraba de reírme,
eras más gracioso que una mala comedia.
Y luego de repente, misterio insoluble,
tras toda una vida creyendo conocerte,
cuando llegó la hora...

...joder, amigo, le echaste huevos.
Y yo te lo agradezco.







Registrado en Safe Creatives, número de código 1504073793412.
Todos los derechos del texto reservados.


Todas las fotos de este blog han sido tomadas por mí o extraídas de los murales de GOOGLE
Videos de YOUTUBE








3 comentaris:

  1. Qué bueno! Ingenioso y simpático, me ha encantado.
    Las sorpresas que da la vida, jejeje. Un besote.

    ResponElimina
  2. Muy ingenioso. Un poema muy bueno para cerrar el círculo. Si cierras o dejas inactivo el blog no podré leerte por este medio, pero sepas que ha sido un placer haber pasado por aquí

    Un beso grande

    ResponElimina
  3. Genial, Alex. Es todo un alarde de ingenio tu poema de despedida, espero que no definitiva. O que de algún modo, como comentas, crees otro espacio para ilusionar con tus creaciones.
    Un abrazo grande. Suerte, amigo.

    ResponElimina