dijous, 21 d’abril de 2016

2039







23 de abril de 2039:

Los principios fueron duros para mí; el verte día tras día en la oficina sin tener el valor o la ocasión de invitarte a cenar fueron una tortura lenta y cotidiana, y aún me hago cruces de que aceptaras la invitación de aquel hombre gris que llevaba la derrota pintada en la cara...fueron duros los principios, pero también las mitades y los finales, para qué engañarnos, si estuviera engañando a mi propio diario sería cuestión de visitar asiduamente a un psquiatra...aquel niño tuyo lo complicó todo, aquel microbio moreno y astuto que te manejaba como quería y que me hacía sentir un extraño en nuestra propia casa. Me sentí siempre desplazado, intrusivo, un malvado que quisiera dividir para siempre el corazón de la casa...el amor no es cosa fácil, o mejor dicho, puede ser muy fácil, llegar sin previo aviso y atravesarte, o puede necesitar ser cocinado durante veinte o veinticinco años, y ni siquiera borrar los rencores y las viejas inquinas adquiridas en la infancia...pero aún así nos queríamos, ¿no? Cuantas más estrecheces, más celos y más discusiones más nos deseábamos, será que un poquito de conflicto le viene bien a las relaciones, no sé, no soy un pensador, pero lo vi en una de esas series que me hacías tragar cuando no teníamos ganas de follar...es mi diario, y puedo ser grosero si me da la gana, no tengo que rendir cuentas ante nadie, mi diario es mío y solo lo leerás el día que me muera, y punto, no hay más que hablar.







23 de abril de 2039:

No fue nada fácil al principio, aunque yo sabía que me lo ibas a pedir mucho antes de que te decidieras, aquella mirada tuya no dejaba nada en secreto. Si quieres saber la verdad asustaba un poco, o mejor dicho, habría asustado a otra mujer más timorata que yo, que ya estaba curada de espantos, me parecías más o menos como todos, egoísta y gentil, pero con fuego en la sangre, y perdona por el topicazo, lo habré leído en alguna parte...me sacaba de quicio tu actitud hacia mi hijo, sí, no digo nuestro hijo, digo mi hijo, porque tú nunca lo quisiste, no tenías nada de paciencia, no tenías ni puñetera idea de cómo tratar a un niño, perdona el exceso verbal, pero nada podía hacerle, porque aquello iba con tu carácter, y a según qué edades mejor aceptarse uno tal como es, porque los otros caminos no son más que maneras gratuitas de sufrir. Menos mal que luego llegó la pequeña y lo dulcificó todo, menos mal que os distrajo de aquella guerra fría que teníais entre los dos...no sé cómo pude llegar a enamorarme de ti, porque a pesar de tus muchas cualidades mira que podías llegar a ser ruin y despreciable cuando te lo proponías, y celoso, que aquello se me hacía difícil de soportar, era como haber llegado a los cuarenta con el padre metido en casa y refunfuñando porque la niña llegaba tarde, un horror, eras insufrible, y...y cómo te quería, parecía el mundo al revés, cuantas más estrecheces, más celos y más discusiones más nos deseábamos, la cama obraba en nosotros un efecto milagroso, terapéutico, y cuando lo hacíamos me removías toda por dentro, me hacías olvidar toda la tensión acumulada por los años, me hacías sentir liviana, ligera,  ligerita como el viento, y...menos mal que estaré muerta cuando leas esto, me está dando un poco de vergüenza...qué más añadir...ah, sí, que ayer leí una frase de Gabo, una frase magnífica, ¿sabes cuál, quieres leerla...? "Los laureles del amor no están hechos para dormirse en ellos, sino para joderse juntos". Real como la vida misma. Lo que hubiera dado por conocer esa frase poco después de haberte conocido...mi amor...







Registrado en Safe Creatives, número de código 1405060804879.
Todos los derechos del texto reservados.



8 comentaris:

  1. Durísima realidad en muchas parejas. Yo discrepo. Por discrepar y porque se está junto a quien te hace mejor persona, con quien no hay peleas sino caricias, con quien acepta la vida en común como un proyecto de equipo en que se suma y no resta.

    Pero es una opinión. Muy buen post. Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. quise visualizar una relación en la q no todo sale bien, y usé lo del hijo adoptivo hostil al padrastro, hace mucho q lo escribí y ya no recuerdo si fue la frase de Gabo la q llevó mi mente por ese camino. gracias, miles, Albada

      Elimina
  2. Yo también discrepo... la cama y los celos, los celos y la cama... mal acabará

    ResponElimina
    Respostes
    1. creo q le pega al personaje ser un poco celoso, pero en fin, soy consciente de q me repito. un beso, poetisa

      Elimina
  3. Gran frase (y muy certera) esa de Gabo que te inspiró, jeje. Tu relato es bastante realista, porque en la vida no todo es de color de rosa, por desgracia, y cuando nos enamoramos nunca vemos la cara oculta de la luna, ésa suele aparecer después, cuando ya las cosas tienen mal remedio, jeje. Ahora que lo de arreglar las cosas en la cama ya no es tan frecuente, aunque sé de parejas de famosos que así lo hacían, por ejemplo el armador griego Onassis no paraba de discutir con su mujer Jacqueline, la viuda de Kennedy, pero en la cama lo arrglaban todo y luego ella le sacaba algún suculento cheque para irse a París a comprar una montaña de zapatos, jeje.

    Comparto tu relato, que, aparte de todo, está muy bien escrito, sí señor. Besines y feliz tarde :-))

    ResponElimina
    Respostes
    1. un comentario muy valioso, te agradezco la visita. eso de las parejas q discuten y luego son fogosas será más común de lo q creemos, q ya lo he visto en dos guiones...y sólo me faltaba q me dijeras lo de Jacqueline! en fin, misterios del amor...muchos besos!

      Elimina
  4. Buen relato, la idea bien desarrollada y original. ¿Por qué los hombres tenéis la ingenua ilusión, que el sexo lo arregla todo? Aunque es bonito sentirse deseado o al menos soñarlo. Por eso el cuento es un género que me encanta, se presta más al capricho de su autor y sus ensoñaciones.
    Te debo una, no me olvido. Un día de estos te escribiré un pequeño cuento.
    Feliz semana, escritor. ¡Que vales mucho!

    ResponElimina
    Respostes
    1. yo no pienso q el sexo lo sea todo ni lo arregle todo, esa idea la saqué de una peli y de una serie, yo fui el primer sorprendido al escuchar q hay parejas q se llevan mal y en cambio el sexo es fantástico. misterios del amor....un besazo

      Elimina