dijous, 11 de desembre de 2014

las rimas solitarias vol.2







Y salí de mi cueva
venciendo la pereza,
siguiendo las luciérnagas
de medianoche.
Una vuelta más
por la Babel desparramada,
una noche más perdida 
y sin sustancia,
paseando cabizbajo
entre las ansias 
de los pobres.
Y quise trazar mi firma
en la superficie del cobre,
salir de la rutina,
observando en los rostros
los destellos de septiembre.
Del calor exhalado
por la nuca del asfalto,
incendiando deseos
largo tiempo contenidos;
poniendo la mecha
a las viejas intenciones,
creando fantasías
juguetonas y dementes.
Sabía yo de sobras
que aquel no era mi juego,
que mi único objetivo 
era espiarlo tristemente.
Y escribir un poema
a las tres de la mañana,
y que el ego injuriado
no empezara
a hacer reproches...
...daba como siempre 
para una balada,
la balada solitaria
de las hondas decepciones.






Posdata: os deseo una feliz Navidad a todos y un 2015 lleno de vida...a ver si así se animan los poetas que perdieron la alegría. Besossss...



Registrado en Safe Creatives, número de código 1412042681472.
Todos los derechos del texto reservados.



dimecres, 19 de novembre de 2014

Gone girl (Perdida). Fincher el transgresor

Vengo hoy con una reseña de cine calentita, algo que no hacía desde hace muchos meses. Quisiera hablar de “Gone girl” (Perdida), la última película de un director al que he ido siguiendo a lo largo de los años, David Fincher.







Su primera película como director fue “Alien 3”, película que no vi por aquello de que las segundas partes nunca fueron buenas. El “Alien” original es tan y tan bueno que no quise arriesgarme con las secuelas. Luego llegó “Se7en”, película que se convirtió en uno de los mitos cinéfilos de los noventa. Un thriller oscuro, gótico, con un pie en el cine de terror, ambientado en una ciudad de ceniza, lluviosa y gris; posee “Se7en” algo de transgresión moral, de provocación, centrada en el discurso del psicópata encarnado por Kevin Spacey al final de la película, cuando ya se ha entregado y expone las motivaciones que le han llevado a cometer sus crímenes. El argumento juega con eso, con llevar sutilmente al espectador a algo parecido a la comprensión hacia los móviles que han impulsado al asesino a arrogarse el papel de justiciero. Menos mal que con la escena final de la película dicha comprensión queda seriamente dañada.








Siguió Fincher con “The Game”, película que no tengo fresca en la memoria pero que tiene en común con “Se7en” un argumento muy enrevesado. Ésa sería la marca de fábrica del autor a lo largo de su carrera: suspense, intriga, misterio y tramas en extremo complicadas. Después llegó “El Club de la Lucha”, un cóctel explosivo de maldad, nihilismo, locura, violencia y jabón; una película en que roban la grasa sobrante de las clínicas de cirugía estética para fabricar explosivos, lo que unido a su polémico final causó que nuestra desorientada generación tuviera al fin su propia “Naranja Mecánica”. Es una película de culto que prácticamente nos aprendimos de memoria, con momentos cumbre como la frase que Brad Pitt le suelta a Edward Norton en el avión: “Y ahora una cuestión de etiqueta, ¿te enseño el culo o la bragueta?”. Pero en fin…la gente crece, madura, y ciertas películas pasan a un segundo plano con el paso de los años, pasando a ser un recuerdo nostálgico y curioso.







Quizás eso le pasó a David Fincher, que maduró; la otra explicación, más malévola, es que su éxito acabó por domesticarle. Rodó “La Habitación del Pánico”, un film lleno de suspense, más tarde “Zodiac”, película que vi esperando de ella un nuevo “Se7en” y me decepcionó bastante. Más tarde llegó “El Curioso Caso de Benjamin Button”, una película muy digna, que no desmerece en absoluto al relato de Scott Fitzgerald, pero muy alejada del estilo habitual de Fincher, siempre tan obsesionado con indagar las motivaciones más oscuras de los seres humanos.







Con “La Red Social” obtuvo un Globo de Oro, pero es más de lo mismo, una película algo anodina con toda la pinta de haber sido rodada por encargo. Es curioso que me parezca anodina una película sobre el nacimiento del fenómeno social más importante del siglo, pero en mi opinión lo es. ¿Es Fincher otro caso de director de éxito al que le han limado las uñas o es una cuestión de madurez artística? Es imposible saberlo, porque no podemos meternos dentro de su cabeza.


Pero cuidado, porque parece que el trasgresor ha vuelto, al menos en pequeñas dosis.  La pedrada que lanza Fincher en “Perdida” a las relaciones de pareja es contundente, pero aquí pasa una cosa, que si les cuento qué tienen en común “Se7en” y “Perdida”…se quedan ustedes sin media película. Tiene algo que ver con un monólogo, recitado por la excelente actriz protagonista (Rosamund Pike), y ya no puedo decir más. Un abrazo a todos, panda de blogueros, y mis agradecimientos a la Wikipedia y a FilmAffinity por haberme ayudado con este post. Mi blog está siempre abierto para los que quieran hablar de cine, aunque a veces me duerma en los laureles. Besos a mares.







divendres, 7 de novembre de 2014

las rimas solitarias vol.1






Si hubiera podido ser agua en tus labios…
…si hubiera podido ser fuego en tu hielo…
si hubiera accedido a tus juegos sucios…
…o hubiera mostrado mi yo verdadero…
…si hubiera pactado las reglas del juego 
y las hubiera obviado al primer capricho…
…si hubiera aludido a mundos ocultos 
y a oasis de miel en mitad del desierto.

Histriones serios, generales ebrios, 
falsos maestros y vanos misterios…
…un circo colosal de trapecistas tuertos 
montando carpas rojas 
en los cementerios. 

Todo eso y más, si hubiera podido, 
para que tu alma de niña no se aburriera. 
No estaría ahora en una calle muerta 
empujando con mis llaves maderas ciegas. 
Estaría contigo, metido en tu cama, 
buscando la puerta de entrada a tu alma. 
Con besos, con risas, supongo…
…con calma.







Registrado en Safe Creatives, número de código 1407081425668.
Todos los derechos del texto reservados.


Poema publicado en BARRA DE PALABRAS,
el suplemento cultural de EL DIARIO DE PALENQUE.
(CHIAPAS, MÉXICO).
Ándele, ándele!!







divendres, 17 d’octubre de 2014

Vargas y Font, acción poética vol.5






Despegaba de la tierra una cobija
como la melena de una dama,
para lanzar escondrijos
desde el fondo del agua.

El cielo se abanicaba
con un ábaco de nubes,
y un laberinto encorvado
aplastaba las algas.

En el lecho del pantano
yacía la bestia
esperando el abrazo 
de la muerte que venía…

…simbiosis espumosa
largo tiempo soñada,
por una bestia hastiada
de su isla sumergida.

Y cuando al fin llegó
sin perfume ni guadaña
la bestia se encogió
como pez que huye del agua…

…y persiguió la luz morosa
de la tarde cristalina,
 mil años para olvidar
la mirada agusanada.







Poema a cuatro manos escrito por +Alejandro Vargas Sánchez y por +Isolda Font
Buen fin de semana a todos!!!




divendres, 3 d’octubre de 2014

poemas en clave de tuit vol.9

Era más que dulce el sabor de sus besos. Era un incansable corredor de fondo, siempre atento al menor de mis deseos. Pero aquella Luna negra, detrás de su mirada…aquel escepticismo, al borde de sus ojos…se fue tal como vino, oliendo a fracaso; tenía mala estrella, simplemente eso.


La luz del ocaso tatuaba rejas en el suelo. Una luz moribunda, dorada, a punto de caer al foso. Jugaba a teñirte la melena, a cambiar los tonos de tu pelo. Jugaba a crear espejismos en el iris de tus ojos. Y eso será, un mero espejismo; cuando se halla la paz en mitad de un laberinto.







Recobré el aliento y creí fundirme en un cuadro. Cuadro de formas creadas a dentelladas, secado por una brisa con dedos de fantasma. Verdes y azules se fundían en el agua, penetrando mansamente los muslos de las calas. Era fácil pensar que no lo merecía; era fácil llorar el trauma de la ausencia…pero en medio estaba yo, en actitud moderadora, calibrando con mis ojos su belleza abrasadora. Tarde o temprano llegaría el día en que pudiese vivir al calor de mi apetencia.







Va aparèixer una nafra al cel, era la cua d’un estel fugisser. I vaig pensar, arraulit al teu cos, què hagués passat, si en comptes de caure al buit de l’Univers, hagués caigut al bell mig de la Mar. Potser l’aigua hagués bullit, o una onada gegantina ens hagués dut al no res…potser un tifò traïdor, que ens hagués exiliat d’una revolada a la llar dels vents. Però no era res d’allò, només érem tu i jo, gronxats per les onades, i jo et penetrava, un i altre cop, again and again






Apareció una herida en el cielo, era la estela de una estrella fugaz. Y yo pensé, arrapado a tu cuerpo, qué habría pasado, si en vez de caer en el vacío del Universo, hubiera caído en el medio del Mar. Quizás el agua hubiera hervido, o una ola gigante nos hubiese llevado al vacío…quizás un tifón traidor, que nos hubiese exiliado de un manotazo al país de la Fe. Pero no era nada de eso, sólo éramos tú y yo, mecidos por las olas, y yo te penetraba, una y otra vez, again and again


Posdata: un poema en catalán para mis amigos catalanes de la Red, y la traducción (libre) al castellano para los que no lo son. Un abrazo enorme!!


Registrado en Safe Creatives, número de código 1407081425668.
Todos los derechos del texto reservados.


Todas las fotos de este blog han sido tomadas por mí o sacadas de los murales de GOOGLE
Videos de YOUTUBE



divendres, 19 de setembre de 2014

Vicky

Busco con mirada cansada el retrato de mi exmujer, antes de recordar que lo estrellé contra el suelo durante una de las interminables fiestas de mi hija. Fue un acto liberador, pero no me salvó por mucho tiempo de los accesos de melancolía. Cada vez me despierto más temprano, sobre todo los domingos, no sé si lo hago para mostrarle una alternativa a su conducta o por representar tristemente el papel de mudo dedo acusador. Las llaves chasquean en la cerradura y la puerta se abre. Como de costumbre no saluda, va derecha a la cocina a beber algo de zumo. A veces ni se acuerda de volverlo a meter en la nevera. Voy hacia la cocina, sin ganas de conflicto, simplemente a constatar con mis propios ojos lo que he visto tantas veces.

-Hola Vicky.
-Hola papá.







     Me da la espalda, bebe su zumo a pequeños sorbos, con una mano apoyada en el borde de la pica. Deja espacio para que yo pueda llenar un vaso de agua.

-Dame un beso al menos. ¿No es un poco tarde para volver a casa?
-Es que hemos ido a desayunar.
   
     Se gira y me besa, ahora su pelo es azul, de espaldas es rojo; veo sus ojos agrandados y brillantes como dos focos y sus mandíbulas tensas y apretadas.

-Me voy a la habitación.
   
     No falla, es como un reloj, cada sábado la misma historia. ¿Y cómo esconder ciertas cosas a una persona nacida en 1965…? Se podía engañar a los padres de posguerra, los de la siguiente generación tuvimos información de primera mano. Y si su madre estuviera aquí, ¿qué haría? ¿Actuaría, trataría de meterla en cintura, o se lavaría las manos…? Vaya pregunta más estúpida...desde la butaca del salón escucho el ritmo apagado pero machacón de su música preferida, ahora fumará y fumará hasta que le entre el sueño, y yo seguiré aquí, sentado, haciéndome preguntas más o menos estúpidas…luchando por buscar la calma, y para que este pacto de silencio que nadie acordó no me sofoque y se desborde, ahogándonos a los dos.



Registrado en Safe Creatives, número de código 1409111952786.
Todos los derechos del texto reservados.



dimarts, 9 de setembre de 2014

arroz amargo

¡Hola a todos! Un poema mío ha sido seleccionado en el III Concurso de poesía organizado por la página de Facebook Diversidad Literaria, “Versos en el aire". Formará  parte de la antología que llevará el mismo nombre, y quiero compartir mi poema y un par de links con vosotros, por si a alguien le pica la curiosidad y quiere ver el nombre de ganador y finalistas o comprar un volumen de dicha antología. Pero primero el poema, es muy cortito, en el concurso los pedían así, que no superasen las diez lineas. Ahí va...



ARROZ AMARGO


Lo último que captaron mis ojos moribundos
fueron seis mujeres trabajando en los campos.
Seis mujeres mudas, menudas, de ojos rasgados,
convertidas en mi última estampa del mundo.
 Mi espalda se hundió en los campos preñados, 
en aquella alfombra anegada cosida a la tierra,
regada de esencias de mares lejanos,
de sueños soñados en tierra extranjera.
Y el Sol cubrió de fuego el arcón de mi memoria,
que expiró prontamente, triste diva pasajera.








Si alguien quiere ver la lista de seleccionados, clique este link:


Si alguien quiere hacerse con un volumen de la antología, clique este otro:



Y bueno, eso es todo. Espero que os guste el poema y que os guste la foto. Es agradable ir dando estos pequeños pasos como escritor y compartirlos con la gente que me lee. Un abrazo a todos, de puro agradecimiento. Nos leemos.



Registrado en Safe Creatives, número de código 1407221554302.
Todos los derechos del poema reservados.



dissabte, 6 de setembre de 2014

jaula vacía

Era extraño, decididamente extraño, ver aquellas cajas de cartón de todos los tamaños posibles en el recibidor de la casa. Quim había embalado todas sus pertenencias, en aquellas cajas estaban su ordenador, su guitarra, sus estanterías, sus discos, su ropa…toda una vida embalada, pensaba su madre mientras sumergía y rescataba la bolsa de manzanilla de la taza de agua hervida, toda una vida de veintitantos años metida en cajas. Quim apareció en ese momento por la puerta abierta, ni siquiera miró en dirección a su madre, dobló las piernas, izó otra caja con los brazos y echó a caminar hacia el ascensor. Ángela llevaba días sin entrar en la habitación de su hijo, sentía una especie de opresión en el pecho al ver la estancia vaciada, era como si hubiera pasado por allí un ciclón y hubiera arrasado con todo, pero lo único que había pasado era el tiempo, aunque no a gusto de todos. Se quedó mirando la fina llovizna que empañaba el cielo y pensó en su marido, con él vivo la cosa sería diferente, podría tomar distancias, podría tomar la decisión de su hijo con una mezcla de eso, de distancia y de orgullo…tan joven y ya con las ideas tan claras, pero es que claro, una pérdida tan prematura como la que habían sufrido le había cambiado el carácter, le había hecho mayor de golpe, pobre muchacho. Luego se quedó con la mente en blanco, se detuvo incluso el movimiento de yoyó de la bolsa en la taza, miraba la lluvia y no pensaba en nada. Fue la voz de su hijo la que la despertó con una información algo más práctica.

-El maletero está lleno, mamá, volveré si puedo por la tarde, y haré otro viaje.
-No me moveré de casa, no te preocupes.
-Además he de irme ya, Clara me estará esperando para comer.
-No te preocupes, hijo, nos vemos luego.
-Hasta ahora.
   
     La corpulenta figura de su hijo despareció con una caja en los brazos, el silencio volvió a la casa. La madre bebió un sorbo de manzanilla y se quemó los labios. Su mirada restó estática mirando la jaula vacía donde antes cantaba un periquito. Ya estaban todos, todos los que a fin de cuentas iban a estar. La madre, la taza, y la jaula vacía.







Registrado en Safe Creatives, número de código 1405060804749.
Todos los derechos del texto reservados.




divendres, 5 de setembre de 2014

Invierno humano, de Kiko Labiano

Título: Invierno humano, de Kiko Labiano

Recientemente publicado, Invierno humano es un libro que cubre todas las expectativas de los amantes del género narrativo extremos. Adaptado a un supuesto apocalipsis terminal, el libro se desarrolla con maestría a través de los pormenores que su protagonista, Myka, deberá afrontar para sobrevivir en un mundo que se ha helado.
Con reminiscencias del mejor Cormac McCarthy, Invierno humano es un experimento completamente exitoso. Su autor, Kiko Labiano (España), aún a riesgo de introducirse en una sintonía que, por sus sensaciones extremas y marginales, puede quedarse corta o, por el contrario, perderse en el relato de la simple brutalidad, sale airoso, conduciendo al lector a través de una tensión narrativa que no da lugar al respiro. Tal y como corresponde a toda novela apocalíptica.
Partiendo de preguntas rompedoras que giran en torno al mismo interrogante, es decir: ¿Matarías por un trozo de carne? ¿Y por salvar a tus seres más queridos?, Invierno humano se desarrolla en un mundo apocalíptico devastado por el hambre, la soledad y rodeado de un bosque milenario, donde el joven Myka tratará de sobrevivir al tiempo que luchará para recuperar a su familia cautiva.
En este sentido, Invierno humano funciona como un torrente de sucesos increíbles que nos hará comprender que en esta tierra ya no hay sitio para la bondad, puesto que los límites de la sensibilidad humana, aquello que nos caracteriza, desaparecen cuando la propia supervivencia está en juego.
Invierno humano es un buen libro, que cumple con creces todos los preceptos de la literatura apocalíptica, esto es: dureza, intensidad, originalidad y conflicto. Una novela que no dejará a ningún lector indiferente.

Fuente: http://www.falsaria.com/blog/invierno-humano/








divendres, 29 d’agost de 2014

poemas en clave de tuit vol.8

El niño exprimía el pecho blanco, y la ventana contenía a las hojas secas, que dejaban su rúbrica en el fino vidrio, malos recuerdos de la primavera. El viento helado silbaba, con voz áspera y ronca, trayendo consigo lejanos lamentos, quejidos quebrados de lápidas rotas. Gemido impotente de rabia y carencia, la última gota escapó de su boca…pobre defensa la triste cabaña, contra la fúnebre luz de la Luna roja.







El zumbido del arroyo silbaba melodías en el fondo de mi mente. Pisábamos la hierba, sorteando las flores que manchaban el verde; imágenes escuetas, fotos venideras, pies dibujados y pestañas palmeadas. Escenario improvisado, marco insuficiente, para rendir homenaje a una vida restaurada.








Es un nudo en el estómago, una sed insaciable, un conato de abandono, un miedo insuperable. Es un túnel sin rastro de luz al fondo, una invitación a una noche interminable. Es tu rostro mojado, triste, alicaído…congelado, interrogante, perplejo, inalcanzable…es el recuerdo repetido del instante perdido, en que mi rostro era un muro de granito impenetrable. Es una explicación ciertamente inexplicable…tu feliz ignorancia y mi válvula de escape.







Registrado en Safe Creatives, número de código 1405060804756.
Todos los derechos del texto reservados.


Todas las fotos de este blog han sido tomadas por mí o sacadas de los murales de GOOGLE
Videos de YOUTUBE



dilluns, 28 de juliol de 2014

Vargas y Font, acción poética vol.4






Se desliza por el bosque
la mujer pantera,
en un muro de jade
se plasma su esencia.

Hormigas gigantes
dibujan en la tierra
un torbellino 
de hojas muertas.

Peces voladores
apuñalan las sombras,
alumbran con sus vientres
regueros de escoria.

La mujer hace un alto
para admirar las luciérnagas,
el vello se le eriza,
una sombra le cruza la cara…

…y el instinto la guía
con una orden arcana
hacia una brecha luminosa
surcada de lianas.

Ya la brisa silba en paz,
ya las luces vuelan lejanas,
la mujer se quita la ropa,
las hormigas estremecen las alas…

…no las mece el viento, 
pues la brisa silba muerta,
se rindió ante la marabunta
que devora la madera.

La mujer se adentra en el bosque
y una espiral de jade nace,
desde el fondo de su vientre
hasta la espesura.







Poema a cuatro manos escrito por +Alejandro Vargas Sánchez y por +Isolda Font
Registrado en Safe Creatives, número de código 1406171258223.
Todos los derechos del texto reservados.



dimarts, 1 de juliol de 2014

poemas en clave de tuit vol.7

Amé tus ojos verdes, tus jerséis azules, tus labios rojos, carnosos y agrestes. Amé tu alma rosa, tu pelo dorado, tus días grises, tu mirada insolente. Amé tus horas lilas, tu rabia amarilla, tus pezones morados, tus silencios estridentes. Tu carácter rojinegro, tus fases naranjas, tus bragas huidizas de color celeste…eras mi arco iris, musa de colores, reina por decreto, alimento de mi mente.







Fue raro, muy raro, verte huir aquella noche; sin gritos ni carreras, sin enfados ni reproches. Los neones alumbraban tu nuevo camino; y el viento se llevaba gramo a gramo mi destino. Viento barriendo el polvo de la calle…viento despeinando las miserias del hambre…viento aullando como un perro tullido…arrastrando los despojos del amor trasnochante. Tu esbelta figura, tu bella melena, cual recuerdos fluorescentes doblaron la esquina; un rayo partió el cielo en dos porciones de noche, y como un torrente empezó a caer la lluvia. Lluvia limpiando el barro de la calle…lluvia mojando el vacío de mis frases…lluvia golpeando con dedos de hielo…hundiendo quimeras por las rejas del desagüe. La madrugada la creó un viejo borracho; sucio, tramposo, cruel y vengativo…para que aflore el rencor que habita los corazones…para que los amores que no son, se acunen en el olvido.









Sed transformando sus labios en polvo, Sol crepitante golpeando sus sienes; algo en su pecho se había roto, al ver las gaviotas rondar su banquete. Gritos como tizas arañando la pizarra, arriba el ojo naranja incandescente; lejos, muy lejos, azules plegándose al final del horizonte.







Registrado en Safe Creatives, número de código 1405060804756.
Todos los derechos del texto reservados.


Todas las fotos de este blog han sido tomadas por mí o sacadas de los murales de GOOGLE
Videos de YOUTUBE



dimarts, 24 de juny de 2014

Vargas y Font, acción poética vol.3


Las luces de la ciudad
punteaban la noche,
unían la avenida
como hilos de cobre.

De unos cetros afrutados
llovían copos de nieve,
y mi aliento se elevaba
hacia las nubes solemnes.

El recuerdo del día
aparecía aquí y allá,
reflejado en los
escaparates,
en los charcos sucios,
en alguna mirada,
pero las nubes insistían
en camuflar el dolor
como una inmensa manta,
congestionando el aire
como su corazón estaba.

Artista del ayuno,
ahíto de carencias
el artista vagaba,
escudriñándole la bohemia
a las calles que andaba,
hasta el único bar abierto,
en cuya barra se acodaban
tres amores somnolientos,
tres jerarcas de la noche
y seis pintores ciegos.

Al fondo del pasillo,
tras la puerta,
ella se preparaba ante el
espejo,
la respiración acompasada,
el carmín,
el sonrojo trepándole por la
cara…

…el bullicio del bar
presagiaba
una noche larga como un
cometa,
se dijo resignada,
pero apagó su sonrojo
abriendo la puerta,
moviendo las caderas,
cimbreando su cuerpo
como una mantarraya…

…así era ella, superestrella,
y su imagen sacudió
el corazón del poeta.

El torbellino de caricias
duró
apenas unas pocas lunas;
ella terminaría ante el
espejo,
camuflando las arrugas.
Él sigue vagando las calles,
siguiendo los hilos de cobre
que las enlazan, persiguiendo
el último verso
de un destino que no alcanza.







Poema a cuatro manos escrito por +Alejandro Vargas Sánchez y por +Isolda Font
Registrado en Safe Creatives, número de código 1406171258223.
Todos los derechos del texto reservados.




dilluns, 16 de juny de 2014

Vargas y Font, acción poética vol.2


El chiquillo lloraba y lloraba
en la calle desierta…
ni un alma, ni el viento aparecía
cuando lo llamabas.
Sólo se oían murmullos
de escombros,
y golpes pesados
al cerrarse las puertas.

En algún lugar
una flor se marchita,
y se desata una estampida;
el torbellino llega al pueblo
y abre todos los candados,
y el miedo que tiene
secuestrada a la vida.

Enredado en el viento
llega un alud de otoño
rojo,
naranja, ocre y dorado,
del que emerge una bruja
de cuento,
con sus botas y su gato.

El niño la observa
sorprendido y extasiado,
ya no recuerda el hambre,
ni el furor de los portazos.

La bruja abre los brazos
y el niño los usa de cuna,
durmiéndose al instante,
recostado en la Luna,
soñando con el nácar
de planetas extraviados.

Ya en la choza,
ante el agua que burbujea,
la bruja en el espejo
se va deshojando…
para mostrar al niño,
su faz verdadera,
la faz de una madre
que a la muerte ha burlado.





Poema a cuatro manos escrito por +Alejandro Vargas Sánchez y por +Isolda Font 
Registrado en Safe Creatives, número de código 1406171258223.
Todos los derechos del texto reservados.



diumenge, 8 de juny de 2014

poemas en clave de tuit vol.6

Busqué tu rostro en la fiesta, en un carnaval ebrio de carne. Vestías de egipcia, túnica de seda, diadema dorada, cabello azabache. Blanca como el lino, blanca como el hielo, nada ni nadie podía ensuciarte. Pero el diablo vino, te dijo unas frases, y al infierno supongo debió llevarte.








Avanzas hacia mí a gatas por la cama, y el espejo refleja tu bella grupa alzada. Difícil describir qué siento, con tus pechos en mi torso, al contacto de tus pezones, que cortan el diamante. Imposible describir la piel de mi antebrazo, ante tus besos mojados, erizada y reaccionando. Y el espejo devuelve tus curvas apagadas, te has multiplicado, tal si fueras dos amantes. Y mi lengua recorre la gruta entre tus piernas, y mi mano dibuja el meridiano de tus nalgas. Y el espejo nos acoge, el espejo nos absuelve, desdoblados en la tenue luz que nos envuelve. Pero yo te prefiero a ti, la que tengo entre mis brazos; la que tiene medio rostro bañado por la Luna. La que mueve su cuerpo al compás de mis abrazos.








Surgiste de la nada y me atrapaste sin remedio. Nunca vi tu cara hasta el día del encuentro. Desde entonces me acompaña el olor del miedo; pero quizás no sea miedo, se parece más al vértigo. No hay que abrir las puertas al primero que llama, porque nunca se sabe quién se apropia de tu cama. Resignada y temerosa, voy calculando el precio, el precio a pagar por haberme puesto en medio…por estas horas robadas a la hiel de mi fracaso, porque tú a mí no me engañas, porque sé que estás de paso. Tendré que disfrutar de lo único que tengo; de la estación fantasma, de este último enredo…de los besos insinceros con sabor a miedo.








El paissatge des d’aquella esglèsia enrunada era com tret d’un conte de fades. L’escletxa deixava veure la Lluna plena, esbargint guspires als rínxols de l’aigua. I agafats de la mà callàvem tots dos, ja que aquella imatge emmudïa les paraules. Els nostres ulls bruns es trobaren, i les nines obscures cremaven, plenes com la Lluna rodona que ens  embolcallava…i què estrany, amic meu, que no arribéssis a besar-me…però el temps ha passat, com sempre ho ha fet, i d’aquells instants nomès queda la imatge. El temps governa, destrueix i renova, les runes del cos i les runes de l’ànima.







El paisaje desde aquella iglesia derruida era como sacado de un cuento de hadas. La fisura dejaba ver la Luna llena, esparciendo chispas en los rizos del agua. Y cogidos de la mano callábamos ambos, ante aquella imagen sobraban las palabras. Nuestros ojos marrones chocaron, y las pupilas oscuras quemaban, llenas como la Luna redonda que nos contemplaba…y qué extraño, amigo mío, que no llegases a besarme…pero el tiempo ha pasado, como siempre lo ha hecho, y de aquellos instantes sólo queda la imagen. El tiempo gobierna, destruye i renueva, las ruinas del cuerpo y las ruinas del alma.

Posdata: una poesía en catalán, para mis amigos catalanes de la Red, y la traducción (libre) al castellano para los que no lo son. Un abrazo enorme!!


Registrado en Safe Creatives, número de código 1405060804756.
Todos los derechos del texto reservados.


Todas las fotos de este blog han sido tomadas por mí o sacadas de los murales de GOOGLE
Videos de YOUTUBE



dijous, 5 de juny de 2014

Canalizadores, de Guillermo Garrido

Hace tiempo que en este espacio no dedicamos algunas líneas a la poesía y, avisados los amantes del género, llegó el momento. En el caso de hoy hablaremos de Canalizadores, de Guillermo Garrido, el joven escritor gallego del que tanto se habla en los corrillos literarios.

A tal caso, antes de entrar de lleno en la obra, cabe preguntarnos si no hay en España un pequeño y módico boom de la poesía encabezada por creadores jóvenes y talentosos (véase Luna Miguel y la generación JotDown que, sin duda, también encabeza Garrido).

Canalizadores es una compilación de poemas muy personales que, en boca del escritor, es una “búsqueda implícita de la imagen perfecta del poema, deconstruyendo, para ello, su lírica partiendo desde formas casi clásicas y estáticas”. Lo cual, más alla del formalismo, no es errado.

Es genuina la búsqueda que hace Garrido de una elegancia y perfección formal dentro de un esquema de imágenes superpuestas que remiten, sin embargo, a la sencillez fluida del lenguaje y por otro lado la completa misión de transmitir los sentimientos más profundos. Es, por tanto, imposible no relacionar la métrica (en sentido clásico del término) con un aporte moderno (diríamos, generacional). A la búsqueda simbólica de las imágenes, Garrido aporta una relación más libre con la forma: deudor de una generación nacida al calor del fotolog, blog, Twitter o Facebook, Canalizadores, como un puzle de fotos que se descargan, ofrece al lector imágenes reconocibles. Imágenes potentes, como fotos que pasan a una velocidad digital pero sin perder el sentido último de la captura: dejarnos llevar por postales a espacios donde sentirnos identificados.

En este sentido, la obra de Garrido es claramente vanguardista: frases cortas, contundentes, desestimación del barroquismo, poemas que pueden recitarse en un escenario o ponerle música. Es, por decirlo de alguna manera, una poesía muy narrativa.



divendres, 23 de maig de 2014

Vargas y Font, acción poética vol.1

Había quedado en la noche un murmullo de lana, para dejarle a la mañana una Luna con resaca. Una Luna que moría reflejada en la charca, despedida por el rudo canto de las ranas. Era el reflejo el recuerdo de un alma, que fue despedazada al llegar el alba. Y las ranas preguntaban, “¿de quién eres reflejo?”, y la Luna callaba por respeto al muerto…hasta que llegó a la charca el aroma que ayer paseaba en su barca el casi difunto…aroma de traiciones, aroma de secretos, de los viejos vicios que pudren el mundo.







El capitán se alzaba en la proa, a darle pan, y el Mar lleno de espuma rugía, rechazando las breves migajas…cómo domar al indomable ser, que aullaba de rabia, que ensombrecía el agua…cómo escapar a su frío odio, a su brazo airado, a su sed de venganza. Al capitán no le quedaba más que devorar su barca, empezando por la cubierta, terminando por sus entrañas. Negar su tesoro al Mar, al amor de su vida, ser náufrago o tritón, y ganar la partida.








Por mi calle solía pasar un mendigo, la barba enredada, el aire perdido. En las manos un gorrión, en la mirada el silencio de una vida acumulada entre ideas y proyectos, esperanzas y bocetos, diluidos y licuados en cartones de vino. Pero el gorrión respira, su cuerpo diminuto se sacude, y el mendigo intenta una sonrisa…flor de estepa, instante robado, lucidez concisa...un aroma dulzón se apodera del aire, el gorrión tirita, amor a la vida que sale volando mientras su amigo se disuelve, abandonado, en la indolente luz de los neones urbanos.






Poemas a cuatro manos escritos por +Alejandro Vargas Sánchez y por +Isolda Font 
Registrado en Safe Creatives, número de código 1405060804756.
Todos los derechos del texto reservados.



dissabte, 3 de maig de 2014

poemas en clave de tuit vol.5

Cruzaba aquel bosque, subido en mi caballo, con los músculos cansados y la mente en blanco. Los copos de nieve presagiaban el manto, a ratos me creía joven, joven y lozano. Tuve que fijar mis ojos, en aquella pared helada, para ver lo cansados que estaban mis párpados.






No es una historia, es una metáfora. De cuando pasé, con los pies molidos, bajo tu ventana; de las risas y del tintineo de las copas de vino, del leve entrechocar de los cubiertos de plata. De los lazos forzados, con canciones y gritos, de aquella reunión con aroma a farsa. Y quién iba a decirme, cuando era un divo, que acabaría en la calle, congelado de frío.








El amanecer era esplendoroso, un arco iris chafado convertido en un todo. Del Mar venía una brisa helada, que aliviaba con su frío el dolor de mi piel quemada. Amor al Mar, carne abrasada. En un gesto alucinado, extendí brazo y mano…y eso fue lo que hallé. Absolutamente nada.







Fue un niño viejo, y luego un viejo niño. Madurando a lomos de libros descoloridos. Quiso recobrar su infancia, en el caos de lo perdido; raro consuelo, el pasar inadvertido. Y ahora llena su tiempo, buscando un sinsentido; las horas mueren, aliviando su vacío. Los rostros queridos se van alejando, derivas de sueños con luz concebidos. ¿Te pesa tu suerte? Degusta su hastío. Para siempre, un anciano, y del amor, proscrito.


La belleza de aquel día perduró en mi memoria. Con el valle a nuestros pies, era una victoria. Caminos y árboles convertidos en juguetes, ni rastro de tristeza, ni de cielos deprimentes. Hilos de telarañas, reluciendo como plata, enredando nuestro pelo, inquietando nuestras almas. Las lenguas de luz que el Sol mandaba se escolaban por las ramas, creando claroscuros en el suelo polvoriento, dándole al polvo la ilusión de que brillaba. Tantos poetas han cantado todo esto, y es que todo arte es Naturaleza…sólo faltaba una cosa, para llegar al cielo, y era poseerte entre tanta belleza…procedí con disimulo, con besitos de hermano, y entonces mi mano te agarró una teta…cuál no sería, la magnitud de mi sorpresa, al recibir el bofetón, y la mirada aviesa; “Algo sospechaba, pero tenlo por seguro, no pienso clavarme, ortigas en el culo”. Creo que nunca te quise tanto, mi niñita rebelde, como cuando mis deseos oscuros, chocaron contra ese muro.







Registrado en Safe Creatives, número de código 1401129809786.
Todos los derechos del texto reservados.